fbpx
tour brooklyn bridge

EL ORIGEN

Su dimensión y su diversidad cultural hacen que te puedas sentir tan solo como acompañado. Es lo que tiene la belleza de la ambigüedad.

Siempre tendemos a preguntamos por el origen de aquello que conocemos, dudando de si siempre fue de la misma forma o cuál fue su evolución. Nos ocurre en medida que descubrimos nuevas cosas, en medida que viajamos y en medida que avanzamos. Y, sobre todo, nos ocurre también conforme nos vamos conociendo. ¿Cómo habré llegado yo hasta aquí? Me preguntaba un día de enero caminando por Central Park. En avión, sí. Pero tras varios años viviendo en esta ciudad intentaba hacer memoria de por qué había elegido Nueva York y no otro lugar. En mi caso, siempre me ha gustado viajar, pero lo cierto es que mi relación con Estados Unidos viene de cuna, pues soy ciudadana estadounidense. Aunque originalmente de Texas, crecí parte de mi vida en Europa, en concreto en España. Un país maravilloso que además es la tierra de mi madre. Cuando terminé la Universidad decidí que prácticamente iba a gastarme mis pocos ahorros en viajar. Eso hice durante algunos años hasta que decidí instalarme en Estados Unidos y continuar con mis estudios.

Debo confesar que mudarme a Nueva York fue una de las mejores decisiones de mi vida a pesar de las dificultades que me encontré al llegar a una ciudad tan grande como caótica. Su dimensión y su diversidad cultural hacen que te puedas sentir tan solo como acompañado. Es lo que tiene la belleza de la ambigüedad.

Han pasado muchos años desde mi primer paseo con café en mano por la Gran Manzana y la verdad es que nunca dejaré de contemplarla con ojos de admiración, como si fuera la primera vez que ambas nos conocemos. Mucho ha evolucionado la que antes del siglo XVII era una isla paradisíaca donde la población de castores habitaba sus dos ríos y los nativos americanos Lenape llamaban Manna-Hatta a su isla. La que fuera la patria de colonias en rebeldía contra el Imperio Británico, la primera capital de la historia de Estados Unidos o el destino de los inmigrantes del mundo buscando oportunidades; es hoy el escenario mundial de la convivencia étnica, religiosa, cultural y socioeconómica. Una gran urbe donde se mezclan los diferentes acentos en el inglés y donde cada barrio tiene una esencia que lo distingue del resto. Es sin duda necesario venir a Nueva York para asomarte a sus alturas, probar su vértigo y conocer cómo la transformación es un proceso interior que en el caso de esta ciudad, ha llegado a alumbrar imponentes rascacielos.

Por experiencia propia, basta con detenerse un minuto en sus calles para plantearse qué es aquello que nos atrajo hasta ella. Porque todos en este mundo, incluida la jungla de asfalto, tenemos un origen en el que ahondar y un camino por ser, independientemente de por dónde hayamos parado. Bienvenidos a Nueva York, al hermoso caos, a la transformación constante, al ensayo interminable. Bienvenidos ahora sí, a la ciudad del mundo que nunca duerme.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

ÚNETE

Subscríbete a nuestro newsletter para que estés al tanto de nuestras historias y tips viajeros

taxi, road, traffic

Últimas entradas

nueva york

NUEVA YORK Y COVID: ANTES Y AHORA

Cambios en Nueva York en tiempos de Covid-19. El antes y el ahora de algunos lugares de la ciudad tras perder la mayor parte del turismo.

navidad en nueva york

NUEVA YORK, LA SUPERVIVIENTE

La ciudad ha sido protagonista de numerosas catástrofes y tragedias a lo largo de su historia: incendios, accidentes, atentados… pero siempre ha sabido reponerse y salir adelante

Carrito de la compra

0

No hay productos en el carrito.